La también actriz usó sus historias de Instagram para compartir con sus seguidores esta faceta un poco más intima, en la que se deshizo de las extensiones, los peinados bien diseñados y se dejó ver más fresca, en un típico día de descanso en casa.

Ariana retiró sus extensiones y mostró su cabello natural, muy distinto a lo visto en escenarios y alfombras; es corto y ondulado. Sí, muy en contravía de lo que muchos se imaginarían.

Ante el impactante cambio, varios de sus seguidores comentaron que ya era hora de que se mostrara sin tanta producción, aplaudieron su apariencia y le agradecieron por dejar así un mensaje implícito de amor propio, aunque hubo otros que compararon su cabello con “un estropajo”.

Esta es la imagen: