Britney Spears, de 39 años, ha vivido bajo ese estricto acuerdo de custodia parental desde su infame colapso, que en 2008 llevó a un tribunal de California a colocarla bajo la tutela legal única manejada desde entonces sobre todo por su padre, Jamie Spears. 

La tutela, cuyas razones y términos precisos figuran en documentos judiciales confidenciales, ha sido objeto de un mayor escrutinio en los últimos años, especialmente después de que Spears canceló su segunda residencia en Las Vegas en 2019 y entró en un paréntesis profesional indefinido.

Los fanáticos de Spears reivindican que la artista ha dado señales suficientes para recuperar su propia custodia, sobre todo después de que su abogado designado por la corte le dijera a un juez: “Mi clienta me ha informado que le tiene miedo a su padre”, recordó AFP. 

El juez optó por no remover inmediatamente al padre de Spears como jefe de su patrimonio, pero nombró a la compañía financiera Bessemer Trust como cotutora. 

Jamie Spears dio un paso atrás en 2019 en su custodia sobre Britney, un papel que le dio poder incluso sobre sus decisiones médicas y de salud mental, tras sufrir una ruptura de colon.  

El ícono pop por ahora no busca eliminar la tutela, una figura legal normalmente destinada a los ancianos o enfermos, sino otorgarla a profesionales. 

Ella aspira a que la tutora que ahora tiene la custodia provisional sobre su persona siga siéndolo, y le gustaría que un banco gestionara sus finanzas. 

Así las cosas, Spears podría recuperar su ‘libertad’ durante la próxima audiencia judicial, que está programada para el próximo jueves 11 de febrero.

Britney Spears - Getty
Britney Spears - Getty

Britney Spears: estrenan documental sobre la estrella del pop 

Un documental de FX producido en asociación con The New York Times se sumerge en la leyenda popular sobre Spears, quien saltó a la fama mundial cuando era adolescente encadenando éxitos, incluido “Baby One More Time”, antes de que un dramático traspié desatara el apetito caníbal de los paparazzi.  

La cinta enfatiza el papel de la prensa del corazón y las celebridades de principios de la década de 2000 en el desmoronamiento de Spears, mostrando cómo fue un objetivo mediático perseguido sin pausa. 

El documental “Framing Britney Spears” sugiere que la que fuera la superestrella del pop mundial fue manipulada y llevada a la ruina emocional por un entorno mediático insaciable, en el que sus imágenes se vendieron por más de un millón de dólares.  

Desde sus días como una valiente preadolescente en “Star Search” en 1992 hasta cuando apareció con la cabeza rapada en 2007, el documental dibuja a una superestrella magnética, cuya imagen se convirtió en la de todos menos la suya propia.