Cabas contó que en una gira fue testigo de cómo a Joe Arroyo le pasaban una gran cantidad de drogas antes de los conciertos.

Según Cabas, esta situación le disgustaba mucho porque Arroyo era uno de sus ídolos y una gran persona. 

“Yo tenía 20 años y decía: ‘No jodan a este man que él está firme para cantar’. Había un poco de gente alrededor de él matándolo”, comentó Cabas. 

Agregó que ese ambiente afecta mucho a los artistas y pido a esas personas que dejen a los cantantes tranquilos. 

“Me dolió y me emputé mucho el día que murió”, puntualizó el cantante.