El periodista agregó en la emisora (desde el minuto 13:20) que las boletas fueron vendidas en el concierto Sinfonía de Reyes Vallenatos que se llevó a cabo en el Movistar Arena (de donde Jorge Oñate tuvo que salir en ambulancia), y cubría un evento con los artistas de ese ‘show’, pero en el bar Amazona, que está ubicado en el mismo lugar.

Sin embargo, los intérpretes no fueron a la discoteca y algunas de las personas que pagaron la entrada se enojaron y armaron un pleito. “Todo divinamente, la gente pagó, pero hubo un pequeño problema, los reyes nunca llegaron, y comenzaron a volear botellas y vasos”, aseveró Sánchez Cristo. 

Ante esa versión, Pulzo se comunicó con los encargados de Amazona (Indigo Arena) y esta firma, a través de un comunicado, aclaró que el incumplimiento se debió a un problema con la empresa encargada de llevar a los cantantes.

“Para la realización del evento se contaba con el compromiso contractual de la empresa Ave Fénix Entretenimiento S.A.S, quien era la responsable de coordinar la presencia y presentación en tarima de Amazona de los artistas reyes vallenatos, una vez terminada su presentación en el Movistar Arena. Desafortunadamente, la empresa Ave Fénix Entretenimiento S.A.S no cumplió con la presentación, a pesar que ya se contaba con los requerimientos técnicos para la presentación y entradas vendidas”, aclaró Indigo Arena.

En la comunicación, además, la firma indicó las medidas que tomó ante lo sucedido, luego de pedir disculpas a los asistentes afectados y aclarar que la encargada del Movistar Arena (Colombiana de Escenarios) “es ajena a los hechos ocurridos y a la organización del evento realizado [en Amazona]”.

“Debido a esto y a los hechos presentados, Indigo Arena realizó las siguientes acciones: devolución del dinero a los clientes del valor pagado por concepto de entradas a quienes lo solicitaron durante el evento. Se continuará con la devolución del dinero por concepto de entrada al evento a los clientes que presenten su respectivo comprobante de pago y manilla”, explicó la firma, a la espera de “las explicaciones correspondientes” de Fénix.