La famosa aseguró que se pegó un “quemonazo” con agua caliente “en el empeine del pie derecho”.

“Me ha tenido viendo estrellas del ardor”, agregó Alejandra Azcárate que, además, reveló que, pese a lo sucedido, continuó trabajando porque debía cumplir algunos compromisos.  

Sin embargo, siguió con las molestias por el incidente, por lo que este martes optó por parar sus en vivo de ‘La Azcárate en orden’: “Quiero poder apretar los dientes en silencio mientras me hacen la curación y después descansar. Mañana será otro día, sé que voy a estar mucho mejor”, explicó.

“Tuve la osadía de trabajar vendada y en tacones el domingo con tal de cumplir un compromiso laboral y, por supuesto, ahora estoy pagando las consecuencias. […] El punto de la lesión en segundo grado es compleja, porque está en la zona que genera pliegues al dar los pasos, así que por ahora debo permanecer quieta con la pierna en alto.”, relató.

Y puntualizó diciendo que, “sin dramatización”, porque no le gusta, “el dolor ha sido salvaje”. “Para rematar la piel que va apareciendo hay que cortarla y retirarla para evitar que la cicatriz al final sea peor y esa remoción ante tanta irritación es cruel. Sin embargo, siento mucha gratitud, afortunadamente me pasó en un pie y no en otra parte más visible […], sé que lo tengo sano, soy consciente de que hay cosas mil veces peores en la vida y esto será simple cuestión de paciencia y aguante. […] Espero que me entiendan y no que me disculpen. Soy vulnerable, y si mi mente logra entrar en una condición más equilibrada, nos veremos [este miércoles] como de costumbre a las 5 p.m.”.

El relato lo compartió la famosa con una foto de algunos de los implementos con los que le han hecho las curaciones.

View this post on Instagram

El quemonazo que me metí el viernes en el empeine del pie derecho con agua hirviendo, me ha tenido viendo estrellas del ardor. Tuve la osadía de trabajar vendada y en tacones el domingo con tal de cumplir un compromiso laboral y por supuesto ahora estoy pagando las consecuencias. Siempre he creído que la irresponsabilidad es mi camino pero por lo visto no he logrado coger la curva correcta. El punto de la lesión en segundo grado es compleja porque está en la zona que genera pliegues al dar los pasos, así por ahora debo permanecer quieta con la pierna en alto. Les digo sin la menor dramatización porque saben que me aterra, que el dolor ha sido salvaje. Para rematar la piel que va apareciendo hay que cortarla y retirarla para evitar que la cicatriz al final sea peor y esa remoción ante tanta irritación es cruel. Sin embargo siento mucha gratitud, afortunadamente me pasó en un pie y no en otra parte más visible y expuesta del cuerpo, sé que lo tengo sano, soy consciente de que hay cosas mil veces peores en la vida y esto será simple cuestión de paciencia y aguante. “No pasa nada” es mi mantra ahora, por cierto ha quedado adoptado por mi única neurona activa y espero no soltarlo porque aplica para todo. No voy a conectarme en vivo hoy, sinceramente no me provoca, espero que me entiendan y no que me disculpen. Soy vulnerable, quiero poder apretar los dientes en silencio mientras me hacen la curación y después descansar. Mañana será otro día, sé que voy a estar mucho mejor y si mi mente logra entrar en una condición más equilibrada, nos veremos como de costumbre a las 5pm en un episodio más de “La Azcárate a la Orden”. Pd: Si tienen en su casa ese aparato de vapor para esterilizar las cosas, échenle un buen madrazo de mi parte. Gracias. #soyunaestúpida

A post shared by ALEJANDRA AZCÁRATE (@laazcarateoficial) on