Con el 100 % de los votos escrutados, Duque y Petro irán a segunda vuelta el próximo 17 de junio.

Fajardo obtuvo el 23,73 % de los votos, Vargas Lleras 7,28 %,  y de la Calle, 2,06 %.

La analista política Luz María Sierra señaló en Blu Radio que lo que viene  para Colombia es un debate entre el antipetrismo y antiuribismo, ya que es evidente que son “fuerzas (de opinión) que van a chocar” y es casi un reedición de la consulta por el Sí o por el No que todavía divide al país.

Duque, que capitalizó el miedo a la ‘venezolanización’ de Colombia y el ‘castrochavismo’ y se vendió como una opción joven renovadora, pero fervoroso defensor de Álvaro Uribe, sedujo a sus electores por la cerrada defensa de la economía de mercado, la propiedad y la iniciativa privada y la familia (compuesta por un hombre y una mujer); las modificaciones a los acuerdos de paz con las Farc (en particular, que los responsables de crímenes paguen cárcel antes de llegar al Congreso); y disminución de impuestos a los empresarios para generar empleo.

En su discurso delante de sus seguidores, el candidato del Centro Democrático destacó que con Marta Lucía Ramírez, su fórmula vicepresidencial, lograron la votación más alta que se conozca en Colombia en una primera vuelta. Sin embargo, ahora tienen el deber de seguir adelante para lograr la victoria en la segunda vuelta.

“A mí me enorgullece estar acompañado de una gran mujer, de una mujer que ha dado todo por este país y que estoy seguro va a ser la primera mujer vicepresidenta en toda la historia de Colombia”, sostuvo, y agradeció a los expresidentes Álvaro Uribe y Andrés Pastrana por ayudarle a construir su coalición.

Sobre sus rivales, le hizo un reconocimiento a Sergio Fajardo porque, dice, se sintonizan con la idea de trabajar por la educación.

“El doctor Vargas Lleras le presentó a Colombia un programa serio, que abordó temas como la cultura, el deporte y la educación. “Al doctor Humberto de la Calle, que lo respeto como persona, hemos tenido diferencias que hemos debatido, pero también le aplaudo su apoyo hacia las comunidades étnicas”, sostuvo.

Sobre Gustavo Petro, a quien enfrentará en segunda vuelta, lo invitó a que hagan una campaña para debatir con claridad.

“Estamos listos a la confrontación de ideas y propuestas, un debate con altura, que sean los colombianos los que decidan el futuro del país”, afirmó.

El artículo continúa abajo

Petro, en contraste, sedujo a sus electores con un discurso antiestablecimiento, antioligarquía, y anticorrupción, propuestas para reducir la desigualdad de forma radical, sustitución de lo que denomina economía extractiva (basada en la extracción del petróleo y minerales) por una economía productiva, basada en la producción de alimentos, y energías limpias para frenar el cambio climático.

Así mismo, los sedujo con propuestas radicales como la de acabar las EPS y establecer un sistema de salud pública gratuita; expropiar los latifundios improductivos y hacer tributar más a los grandes empresarios (magnates, les dice); y garantizar la universidad gratuita para todos.

En su discurso frente a sus seguidores, Petro intentó espantar los miedos que, según él, se han inventado sobre su plan de gobierno.

También defendió que la educación es un factor de enriquecimiento, y se requiere fortalecer la agricultura en el país.

Petro además, dijo que se necesita un acuerdo sobre lo fundamental: la paz definitiva, la democracia plena, la economía productiva y justa.

“Invito a Compromiso Ciudadano, al Partido Verde, al Polo, al Liberalismo a una nueva forma de gobernabilidad pluralista que haga realidad el acuerdo sobre lo fundamental”, sentenció.