En conversación con Noticias Caracol, el gobernador de Cundinamarca Nicolás García Bustos advirtió que la sola Licorera de Cundinamarca ha dejado de percibir, durante los meses de pandemia, unos 53.000 millones de pesos.

Lo grave del asunto, explica el gobernante al canal, es que gran parte de ese dinero está destinado a salud y educación, por lo que impacta no solo a las licoreras sino a otros sectores y, en últimas, a quienes se benefician de los servicios de salud y educación.

“La reactivación económica debe estar y debe iniciar por el sentido de pertenencia”, dijo García Bustos al noticiero en su invitación a que quienes consumen licor compren los productos de los departamentos.

El gobernador dijo que pese a que la industria se reinventó durante la pandemia por coronavirus para producir gel antibacterial y alcohol antiséptico, eso no fue suficiente y se requiere de más consumo de trago para recuperar los niveles de antes de la pandemia por coronavirus.

García Bustos también llamó la atención sobre “el pago de no tantos impuestos” que pagan los licores importados, cuyos precios a veces compiten con los del aguardiente y por ello algunos migran al consumo de otros licores.

Por tal razón, insistió en la necesidad de salvar las licoreras de Cundinamarca, Antioquia, Caldas, Boyacá y Valle, mediante la priorización del consumo del producto nacional.

Como consecuencia adicional, el gobernador le dijo a Noticias Caracol que esta situación desfinancia los programas de desarrollo que estaban contemplados en el presupuesto de este año, pues dicho planes fueron trazados cuando aún había normalidad, por lo cual tendrá que acudir “al crédito y al traslado de recursos”, es decir, desfinanciar otros proyectos para no afectar la salud y la educación.

“Finalmente, eso es tapar un hueco y destapar otro”, se lamentó García Bustos.

En cuanto a la campaña de amor por Colombia que dice “colombiano compra colombiano”, el gobernante expresó su deseo de que ello no solo ocurra en la industria licorera sino en la textil y las demás.