Así lo asegura el concejal de Bogotá Emel Rojas, que en su cuenta de Twitter explicó las pérdidas que ha tenido Transmilenio y el SITP por la pandemia, lo que, según él, tienen al sistema en su peor momento financiero en la historia, “al borde de la quiebra”.

Rojas empieza diciendo que en el 2020, Transmilenio dejó de recibir 298.035 millones de pesos de pasajes; mientras que el SITP reportó 758.440 millones de pesos menos.

Lo anterior quiere decir que en 2020 el Sistema de Transporte Público de Bogotá recibió 1 BILLÓN DE PESOS menos que en 2019 en el pago de pasajes. Sí, 1 BILLÓN DE PESOS”, alertó el concejal.

El déficit del sistema creció un 214 %, con respecto al 2019, dijo Rojas, que se quejó de que “los operadores privados de Transmilenio le cobraron a la ciudad casi lo mismo que en 2019”, pese a que el año pasado el sistema funcionó solo al 50 % de su capacidad (para evitar aglomeraciones).

Para ilustrar la situación, el concejal publicó gráficas tomadas de Transmilenio S.A., con las que explica que en 2019, cuando el pasaje era de 2.400 pesos en Transmilenio, el Distrito debía poner 213 pesos para cumplir con la tarifa técnica de 2.613 pesos; pero en el 2020, aseguró, Bogotá puso 1.337 pesos por cada pasaje de 2.500 pesos.

“Es decir que un pasaje en Transmilenio en 2020 realmente le costó al Distrito 3.537 pesos. Algo realmente absurdo”, agregó Rojas.

La cifra fue mayor en el SITP, donde el Distrito puso 4.129 pesos, por cada pasaje de 2.300 pesos; un costo real de 6.429 pesos, como se aprecia a continuación:

El concejal pide entonces que la Alcaldía de Bogotá tome estrategias para que no saque recursos de la educación y otros sectores, para, dijo él, seguir pagándoles a los operadores privados.

A continuación, la explicación completa del concejal Rojas: