Hennes & Mauritz puso en marcha este servicio debido a que la industria de la ropa aporta casi el 10 % de las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel global, de acuerdo con Bloomberg.

“Creemos enormemente en el alquiler, pero aún queremos probar, aprender mucho, hacer ajustes y cambios”, explicó el responsable de desarrollo de negocios de la compañía, Daniel Claesson al medio.

Sin embargo, el alquiler se limitará a una colección de 50 prendas y estará a disposición de las personas que hagan parte del programa de fidelización de la compañía, añadió la agencia de noticias.

Con este negocio, la marca de ropa sueca entrará a un mercado que mueve hasta 1.000 millones de dólares al año, unos 3,4 billones de pesos colombianos, en promedio.