La Superintendencia de Transporte informó en un comunicado que sancionó a Fast Colombia S.A.S (Viva Air) con una multa de 175’560.600 pesos, “por vulnerar el derecho a la libre elección, incluir cláusulas abusivas y no realizar los reembolsos en servicios como se previó en la legislación vigente”.

Viva Air, según la entidad, impuso a los viajeros un término diferente al de la ley para redimir el voucher de los vuelos que se tuvieron que cancelar por la COVID-19, y limitó la utilización del bono a un solo uso; es decir, el usuario perdía cualquier saldo a su favor.

La Supertransporte recibió 23 denuncias contra la aerolínea por las condiciones establecidas “de manera unilateral por la empresa”, por lo que abrió una investigación.

Investigación contra Viva Air por vulnerar derechos de usuarios

La entidad escuchó los descargos de la aerolínea, pero recopiló pruebas de que sí vulneró los derechos de los viajeros. Viva Air, explicó la Supertransporte, dio plazo hasta noviembre del 2020 para que los usuarios que no pudieron viajar lo hicieran.

Eso iba en contra del decreto 482 de 2020 que indicó que las empresas debían dar hasta un año de plazo para que los usuarios pudieran utilizar sus tiquetes.

Viva Air se negó a reembolsar el dinero de los viajeros que no podían usar sus tiquetes antes de noviembre.

Usuarios se quedaron sin su dinero y sin la prestación de ningún servicio por parte de la empresa. Esto representa una limitación que, en términos expuestos por la Corte Constitucional, iría en detrimento de los derechos de los usuarios y consumidores”, se lee en el comunicado.

Pero hay más. A otros usuarios, la aerolínea les entregó un voucher que solo podían usar una vez, así el tiquete nuevo fuera de menor costo que el valor del bono, por lo que si quedaba un saldo a favor el viajero lo perdía.

“Las aerolíneas pueden reembolsar dinero o servicios, pero no pueden entregar títulos cuyas limitaciones impliquen que los usuarios pierdan sus derechos”, indicó el superintendente Camilo Pabón.

Finalmente, Viva Air debe cumplir con lo dispuesto por la ley y permitir a los viajeros hacer uso de sus tiquetes o reembolsar el dinero.

“La Supertransporte profiere esta sanción, que busca proteger a los colombianos y recordarles a las compañías la necesidad de cumplir las disposiciones definidas. Con esto también fortalecemos el pilar de Legalidad definido por el Gobierno nacional”, concluyó Pabón en el comunicado.