Así lo determinó la Superintendencia de Salud y, por ello, revocó la autorización de funcionamiento y ordenó la liquidación de la Entidad Promotora de Salud S.A. – Cruz Blanca E.P.S., que solamente prestará sus servicios hasta el próximo 31 de octubre.

La autoridad aclaró que los cerca de 315.000 usuarios de la EPS deberán ser trasladados a otras entidades que no cuenten con ningún tipo de problema o vigilancia especial de la Superintendencia.

La institución también explicó que tomó esa decisión debido al elevado número de peticiones, quejas, reclamos, denuncias y procesos sancionatorios y judiciales por los que atraviesa Cruz Blanca.

La EPS brindaba sus servicios a 288.000 colombianos del régimen contributivo y 23.000 más del subsidiado, especialmente del Valle del Cauca, Cundinamarca, Antioquia y Bogotá, detalló la Superintendencia.

Según la autoridad de salud, los pacientes de esta EPS deberán tener tranquilidad porque “ni sus procedimientos, ni cirugías, ni tratamientos o medicamentos se verán suspendidos. Tanto Cruz Blanca como las EPS que los acogerán deberán garantizarles la atención”.