Con el pasar de los años las mujeres salieron de sus casas y se dedicaron a prepararse para entrar a competir hombro a hombro en el mercado laboral; sin embargo, aunque una parte de esa población tiene los recursos para contratar personal de servicio, a otras les toca seguir de largo y seguir trabajando en una labor no remunerada, el cuidado de su hogar, indicó López en El Tiempo.

 “Las mujeres que no cuentan con esa posibilidad tienen jornadas que empiezan a las cinco de la mañana, dan el desayuno a sus hijos, a las ocho de la mañana ya están en sus trabajos y a las seis de la tarde, cuando terminan ese trabajo remunerado, llegan a la casa a seguir trabajando”, indicó la exministra al rotativo.

Por esto, destacó que su propuesta es que el Estado de apersone del asunto y haga que estas labores, que le permiten a la gente comer a la hora que toca, tener una casa limpia y la ropa lavada, se valoricen e incluso se profesionalicen, eso sí, facilitándoles también el acceso a estos servicios a las familias menos favorecidas a través de subsidios o asistiéndolos para que tengan más tiempo de hacer sus cosas, lo que muy seguramente aumentará el número de personas que quieran trabajar en el sector, añadió el medio.

De hecho, destacó en el periódico que si se le da un impulso a este sector, que según ella tiene un valor del 20 % del Producto Interno Bruto (PIB) del país, aportaría mucho más que otros como la agricultura, la industria e incluso el sector financiero.

Sin embargo, de acuerdo con el portal Periodistas.com, otras profesiones con futuro al nivel global están ligadas más al mundo digital, como los desarrolladores de software, que estarán encargados de automatizar los profesos productivos y de gestión en cualquier empresa.

Los profesores en línea, especialistas en Big Data que cumplen funciones como explorar, gestionar y analizar datos de Internet, neomédicos, diseñadores de órganos 3D y ciberabogados, son las labores que se perfilan a tener mayores índices de éxito en unos años, agregó el portal.