Según informó la SuperTransporte, mediante un comunicado de prensa, Uber recibió una multa de $ 414.058.000, equivalentes a 500 salarios mínimos vigentes, por promocionar sus servicios no autorizados, a pesar de tener la orden de no hacerlo.

La Resolución No. 40313 del 19 de agosto de 2016 imponía a la plataforma “cesar la facilitación y promoción de prestación de servicios de transporte no autorizados, a través de voceros o terceros, o de medios publicitarios o de difusión de cualquier índole (individual o masiva)”, recuerda la sociedad.

La Superintendencia explicó que, luego de pedir las explicaciones correspondientes, Uber no pudo demostrar que no incumplió esa resolución y por sus “funciones de vigilancia, inspección y control sobre la prestación del servicio público de transporte terrestre automotor” decidió imponer la millonaria multa.

Uber tiene la garantía de defenderse y presentar los recursos de reposición y apelación, en el caso de que entienda que no incumplieron la norma, finaliza la Superintendencia de Transporte.