Actualmente, el café, la sal y el azúcar tienen un IVA del 5 %, pero podría pasar a tener un 19 % si se aprueban los cambios —que el Gobierno asegura que no son de una reforma tributaria— en el proyecto que presentarían en el Congreso.

El viceministro de Hacienda, Juan Alberto Londoño, dijo en Blu Radio que esos tres productos “no son absolutamente necesarios” para la alimentación de los colombianos, al igual que el chocolate de mesa, el jamón serrano y las nueces, que también tendrían el incremento en el IVA.

“Estamos hablando de unos productos que no son de la canasta básica familiar. No gravaremos la carne, el pollo, los huevos, la leche. Estamos mirando cuáles son esos productos que no son de la canasta básica que pueden pagar IVA”, manifestó el funcionario.

Además, Londoño reconfirmó que buscan que los combustibles, como la gasolina, queden con IVA del 19 % y que las personas con pensiones superiores a los 7’000.000 de pesos, empiecen a pagar impuestos, tal y como lo propuso el expresidente Álvaro Uribe.

Además, se bajaría el umbral para que los empleados empiecen a declarar y a pagar renta. Los colombianos con salarios desde 2’500.000 pesos comenzarían declarar ante la Dian, mientras que los que ganen desde 3’000.000 de pesos empezarían a pagar, indicó Londoño.

Con esos cambios tributarios, el Gobierno quiere recaudar cerca de 25 billones de pesos para, dijo el presidente Iván Duque, financiar los programas sociales creados durante la pandemia, y “proteger” al país de los efectos económicos que la COVID-19 puede dejar.

Para diseñar lo que para muchos es una reforma tributaria, así el jefe de Estado no la quiera llamar así, el Gobierno se asesoró de un comité de expertos que además recomendó quitar el 4 x 1.000; no obstante, ese punto no lo ha tocado el Ministerio de Hacienda.

Esta semana sería presentado el proyecto ante el Congreso.