Se trata de Alsacia-Express de Santiago Uno S.A., compañía creada por dos hermanos colombianos (Carlos Mario y Francisco Javier Ríos Velilla) que operó entre los años 2005 y 2011 al medio de transporte de ese la capital de ese país, Transantiago, similar al Transmilenio de Bogotá, informó la BBC.

La demanda fue interpuesta ante un tribunal del Banco Mundial y los colombianos argumentaron que el Gobierno chileno no otorgó un trato justo y equitativo a las inversiones que hicieron cuando operaron Transantiago, explicó el medio internacional.

El medio reportó que la demanda precisa que “el aparato estatal chileno no estaba preparado para lanzar un proyecto tan ambicioso en un periodo de tiempo tan corto“.

“Los demandantes alegan que entre 2005 y 2010 invirtieron 430 millones de dólares en el proyecto Transantiago”, dice BBC.

Además, los colombianos aseguran que los operadores privados del Transantiago se vieron afectados por la “incompetencia y negligencia de las autoridades chilenas” que, contrariamente a lo que habían prometido, “fueron incapaces de poner los medios necesarios para permitir una operación eficiente”.

También que la administración de Chile no adquirió la cantidad necesaria de buses para cumplir con las operaciones, ni construyó o reparó las vías e infraestructura adecuada para ello, mencionó la BBC.

Por su parte, el Gobierno de ese país respondió que rechaza “categóricamente acusaciones irrespetuosas en contra de la reputación y el buen nombre del Estado”, por lo que le solicitó al tribunal no aceptar la demanda y que condene a los colombianos “al pago de los costos del procedimiento arbitral y de los gastos incurridos por el país”, puntualizó el medio.

El proceso legal completó prácticamente dos años y se espera que la decisión final sea proferida finalizando 2019, finalizó BBC.