El aumento en los precios se daría por cuenta de la creación de un impoconsumo que podría llegar hasta un 20 % para estas bebidas y para los alimentos procesados.

Según el diario Portafolio, la iniciativa será presentada esta semana en el Congreso y es apoyada por diferentes bancadas con argumentos como que se podría dar un alivio fiscal al país y también porque está la necesidad de que se proteja la salud de los colombianos.

Además, explica ese diario, se argumentará que con el aumento de impuestos en estos productos se reducirían enfermedades y, en su lugar, se haría mayor promoción a diferentes alimentos saludables.

Portafolio enfatiza en que este nuevo impuesto al consumo aplicaría para alimentos considerados “altamente no saludables” y se gravaría la producción o la importación de estos.

“Allí se incluyen, entre otros, concentrados, polvos y jarabes, que terminan siendo tés, energizantes o saborizantes, en tanto que se exceptúan los productos como jugos naturales, fermentos y agua de panela, entre otros”, sostiene ese medio económico.

Cabe recordar que las bebidas azucaradas fueron incluidas en la Ley de Financiamiento que se aprobó en diciembre pasado y en la que se incluyó el IVA plurifásico para estos productos y para la cerveza.

¿Y el etiquetado?

Otra batalla importante que no ha terminado en Colombia tienen que ver con las medidas que buscan regular la publicidad y la información en los empaques de alimentos. Según El Tiempo, esta semana se retomará el debate para el etiquetado frontal para alimentos que son ultraprocesados y para las bebidas azucaradas.