“Tras los bloqueos y disturbios realizados a lo largo del país, la producción de alimentos y de productos de consumo se ha visto afectada de manera generalizada y considerable, lo que nos ha obligado a suspender temporalmente nuestras operaciones de producción y distribución de productos”, dijo la empresa en un comunicado, citado por El Espectador.

La productora de la margarina Rama agradeció a sus empleados, colaboradores, aliados y clientes por la confianza que tienen en el producto, y aseguró que sigue comprometida con la creación de empleo en Colombia.

Además hizo un llamado, según el diario, para que se restablezca “la paz y la movilidad en las vías” y poder reanudar sus operaciones y “las de tantas empresas que son el sustento de miles de familia en el Valle del Cauca”.

Los bloqueos, que ya cumplen un mes, están afectando a varias compañías que, incluso, pedirían permisos para hacer recortes de personal, ya que la situación ha agraviado la crisis que ya había por la pandemia del COVID-19.

Incluso, algunos cafeteros que antes apoyaban el paro nacional, se desmarcaron de él y reprocharon los bloqueos, porque han perdido negocios internacionales para importar café; además han padecido del aumento de precios en insumos.

Lo mismo sucede con los restaurantes que se están quedando sin ingredientes, y los que consiguen han subido de costo.

De acuerdo con los cálculos del Ministerio de Hacienda, los bloqueos del paro provocaron pérdidas de 10 billones de pesos en diferentes sectores del país.