Con esta movida busca reducir su deuda, presionada por los mercados.

AB InBev vendió por 11.300 millones de dólares (unos 10.000 millones de euros) su filial Carlton&United Breweries (CUB) a Asahi Holdings, que obtiene también la comercialización de las marcas de su rival en Australia.

La empresa matriz de las cervezas Stella Artois, Corona y Budweiser explica en un comunicado que los ingresos de la operación, que debería concluirse para el “primer trimestre de 2020”, se destinará a la reducción de su deuda.

Su fusión en 2016 con su rival SABMiller por unos 100.000 millones de dólares puso al grupo bajo presión. La agencia de calificación Standard and Poor’s amenazó incluso en marzo pasado con rebajar la calificación de su deuda.

El anuncio de la empresa con sede en la ciudad belga de Lovaina, dueña de 500 marcas de cerveza como Leffe, Brahma o Quilmes, llega después de renunciar días atrás a la entrada de su filial asiática en la bolsa de Hong Kong.

La salida a bolsa de Budweiser Brewing Company APAC Limited le habría permitido recaudar hasta 10.000 millones de dólares, pero la operación se anuló “por falta de interés de los inversores”, según el analista Marc Ernaelsteen.

Con el anuncio de la cesión de su filial en Australia, un “mercado maduro”, “AB InBev publica su ‘plan B'”, agrega a la AFP este analista de la compañía belga de gestión de activos Puliaetco Dewaay.

Ernaelsteen estima que la transacción corresponde a casi 15 veces el excedente bruto de explotación (Ebitda) del negocio australiano y, “una vez finalizada, permitirá que este efectivo de destine a la reducción de la deuda”.

AFP