Específicamente, las multas son por 864 millones de pesos y, aunque parece una corta cifra para este tipo de compañías, lo importante es el componente preventivo y de advertencia que la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) les envió a las empresas, a las que les exigio fortalecer sus medidas de seguridad para evitar filtraciones de datos personales o que se hagan consultas ante las centrales de riesgo sin autorización expresa de los clientes.

En el caso de Comcel S.A., operador de Claro, la autoridad impuso dos multas: una por 248 millones de pesos y otra por 215 millones, para un total de 463 millones de pesos.

La SIC explicó que la compañía suministró información desproporcional sobre un cliente y efectuó consultas no autorizadas ante las centrales de riesgo, después de varias quejas de dos usuarios.

Por su parte, la multa para Directv es por 233 millones de pesos porque la firma envió información personal de un cliente a una dirección de correo electrónico de otra persona, “vulnerando el principio de seguridad”, determinó la Superintendencia.

Finalmente, Avantel deberá pagar 176 millones de pesos porque, tras la queja presentada por un ciudadano que argumentó que su historia de crédito registraba una “huella de consulta” hecha por la empresa, la SIC concluyó que la acción se presentó sin autorización.