Uno de los golpes más duros que recibiría la empresa es que el público colombiano tome distancia con la marca, al saber que uno de los mejores ciclistas del país ya no hace parte del team Movistar y, además, que la salida sea producto de problemas internos y se dé en medio de malentendidos con el pedalista, según La República.

Lo anterior causaría impacto en los ingresos por ‘free press’ (comunicado de prensa y estrategia de difusión de la marca) de Movistar. Por ejemplo, bajo este modelo, un aviso o nota con fotografía en la primera página de un periódico nacional como en los que este viernes aparece Nairo Quintana es de 57,9 millones en promedio, explicó el medio.

A su vez, las inversiones en publicidad que Movistar tenga en radio y televisión, en las que se estipula un promedio de 1.000.000 por cuña de 30 segundos y 32 millones de pesos por un comercial en la franje prime de un noticiero, no tendrían la misma acogida por el público si la figura no es un colombiano, destacó el diario.

Además, por año, Movistar invierte aproximadamente 4,4 millones de dólares en Nairo para sus labores como embajador de la marca, no solo en Colombia, sino en gran parte del mundo, lo que, para el medio, obligaría a la compañía a replantear su estrategia de marketing con un nuevo personaje de la talla internacional que tiene el boyacense.

Muchos expertos del ciclismo, expedalistas y periodistas deportivos del mundo dicen que Nairo Quintana debería cambiar de equipo porque no tiene el protagonismo y trato que merece, opiniones que también dejan malestar en la percepción de Movistar por parte de los colombianos.

Incluso, El exciclista estadounidense de origen colombiano George Hincapie, que hace el podcast The Move con Lance Armstrong, criticó las actuaciones del equipo con Quintana en esta edición del Tour.