La tecnología ha permitido que algunos trámites bancarios sean mucho más fáciles, pero hay otras personas para quienes se volvió un calvario por cuenta de los ladrones que se las ingeniaron para poner en aprietos a los ciudadanos.

Ximena Robayo es una de las mujeres que sufre por la suplantación de su identidad luego de que se le perdiera su cédula de ciudadanía en el 2019. Dos años después tiene ocho créditos a su nombre, aunque ella nunca los solicitó.

Ella contó su historia en City TV y allí relató que en el momento hizo la respectiva denuncia, pero nunca pasó nada porque “no hay cómo continuar con el trámite”.

No obstante, un día recibió un correo en el que le notificaban un crédito que ella nunca adquirió y ahí fue cuando empezaron las averiguaciones con las que supo que tenía tres deudas a su nombre.

Aunque ella puso en conocimiento de las autoridades y de los bancos esta situación por medio de “una alerta por vulneración de la seguridad financiera” en Datacrédito, esto fue insuficiente porque a su nombre sacaron cinco deudas más.

(Vea acá: ¿Reportado? Consultas para ver si su nombre está en Datacrédito serán gratuitas)

Ximena contó que ya se liberó de tres préstamos, pero aún le restan cinco más para poder salir bien librada de esta situación que no le permite tener una buena acreditación frente a los bancos del país.

Así utilizan la cédula para sacar créditos

Por las averiguaciones que hizo la mujer, hay algunas líneas de crédito en las que solamente le solicitan a los clientes la cédula, que fue el documento que ella perdió y con el que la suplantaron.

Según dijo, los estafadores utilizan este documento cambiándole la firma y foto para poder hacerse pasar como los dueños reales y acceder a los beneficios bancarios, que quedan a nombre del titular de la cédula.