Entre los argumentos para esta decisión se destaca la crisis económica que vive Cruz Blanca y miles de quejas de cientos de usuarios que denuncian demoras de meses para pedir una simple cita de medicina general.

Según Germán Guerrero, delegado de la Supersalud, se hará un diagnóstico de la entidad durante dos meses “con miras a tratar de que la entidad Cruz Blanca les garantice el derecho a la salud de sus afiliados”, citó Caracol Radio.

Cruz Blanca, que hace parte del grupo Saludcoop, tiene más de 336 mil usuarios en Antioquia, Cundinamarca y Bogotá. La EPS estaba bajo medida de la Supersalud desde hace varios meses.

Según CM&, la Supersalud también sacó del cargo al gerente de la EPS y tomó posesión de un edificio administrativo de esa entidad.

En un comunicado, la Supersalud informó que designó como agente especial al doctor Felipe Negret Mosquera.

“El agente especial designado por la Supersalud, en caso de detectar alguna irregularidad o inconsistencia en la información contable relacionada con la gestión de la exrepresentante legal, deberá iniciar las acciones legales respectivas, ante las autoridades competentes”, describe la información.

Sobre la situación financiera de la EPS, hay que decir que le debe más de 300 mil millones de pesos al sistema de salud.

El Gobierno dio un parte de tranquilidad a los usuarios y se comprometió a mejorar la situación de la entidad. Está descartada su liquidación. Además, los afiliados podrán seguir acudiendo a las citas y accediendo a los servicios en las mismas instituciones.

Los cambios son a nivel administrativo, y no asistencial.