La única opción para salvar estos restaurantes, según contó Carlos Bolívar, representante legal de la compañía en Blu Radio, es que el Gobierno o las autoridades locales les tiren un salvavidas económico para analizar la opción de una reapertura; sin embargo, es una posibilidad aún lejana

“Es una marca 100 % caleña que nació con la idea de vender una imagen de lo pujantes y fuertes que son los caleños, pero las cifras no permitieron que esto llegara a un feliz término”, explicó Bolívar en la emisora.

El empresario aseguró en el medio que ninguno de los dueños de la compañía tenía los suficientes recursos para mantener a flote la cadena de restaurantes; de hecho, según contó la emisora, más de 130 personas se quedaron sin trabajo en plena crisis debido a esta decisión.

“Ninguno de nosotros tenía el capital para sostener empleos, gastos por arrendamiento, servicios públicos y demás”, indicó Bolívar en el informativo, y agregó que lo único que esperan es que el restaurante haya inspirado a muchas personas durante el tiempo en que se mantuvieron operando.

Hasta el momento, de acuerdo con la emisora, en la capital del valle se han cerrado más de 1.380 restaurantes, situación que podría empeorar mientras siga la crisis económica por la pandemia de la COVID-19.