Aunque no se conocen específicamente todos los países en los que dejará de vender sus productos, de las 350 tiendas que cerrará, 178 serán en Estados Unidos, afirmó el Wall Street Journal citando a una portavoz de la firma.

Compitiendo con firmas como H&M y Zara, la cadena lanzó una agresiva expansión en el sector de la ropa masculina, femenina y calzado tras su poder económico desde 2008, e incrementó su número de tiendas a 800 en todo el mundo (Europa, Asia, Norte América y Latinoamérica).

“Es un paso decisivo y deliberado para colocarnos en una senda exitosa para el futuro”, dijo la firma en un comunicado.

Esta “reorganización” bajo la protección de la ley garantiza a Forever 21 mantener el control y posesión de sus bienes mientras se lleva adelante la reestructuración.

Los analistas afirman que Forever 21 falló a la hora de reaccionar ante el ascenso de la ventas minoritas por Internet, ante el cambio de actitud de los consumidores por el impacto medioambiental de la moda rápida y la preocupación por las condiciones de trabajo en las fábricas que elaboran sus productos.

Forever 21 fue fundada en Los Ángeles (Estados Unidos) en 1984 por los surcoreanos Do Won y Jin Sook Chang. Desde ese año, se convirtió en una de las tiendas favoritas de los adolescentes en el país norteamericano porque ofrecía imitaciones de grandes marcas de moda a precios muy accesibles.

Forever se convierte en otra víctima de las cadenas con tiendas a la calle obligada a reestructurarse ante el auge del comercio en línea.