La condición de “contratistas” para esos conductores viola una ley estatal.

La demanda busca que las compañías compensen a los conductores y paguen multas que podrían ascender a cientos de millones de dólares.

“California tiene reglas básica con derechos y protección para los trabajadores y sus empleadores”, dijo el fiscal general Xavier Becerra en un comunicado. “Tenemos la intención de asegurarnos de que Uber y Lyft jueguen según las reglas”, agregó.

La demanda, a la que se sumaron San Francisco, Los Ángeles y San Diego, pondrá a prueba una ley que entró en vigor en California este año.

Según las autoridades, los requisitos solicitados no impedirán que las empresas como Uber y Lyft ofrezcan un trabajo flexible a los conductores.

“No hay razón legal por la que Uber y Lyft no puedan tener una gran cantidad de empleados que decidan por sí mismos cuándo y dónde trabajan, exactamente como lo hacen los conductores ahora”, dijo el abogado de la ciudad de San Francisco, Dennis Herrera, en un comunicado.

La legislación a la que alude la demanda marca que, bajo ciertas condiciones, los contratistas independientes se clasifican como empleados y quedan cubiertos por las normas de salario mínimo y otros beneficios previstos.

Esto incluiría a los conductores de Uber, Lyft, Postmates y otras plataformas de internet que usan aplicaciones para permitir que personas con automóvil brinden transporte o realicen entregas a usuarios.

Uber y Lyft destinaron 30 millones cada uno para organizar un referéndum que busque anular la ley.

El gigante Uber dijo que lucharía contra la última acción judicial de California.

“En un momento en que la economía de California está en crisis con cuatro millones de personas sin trabajo, necesitamos hacer que sea más fácil, no más difícil que las personas comiencen a tener ganancias rápidamente”, dijo Uber.

“Vamos a disputar esta acción en la corte, mientras al  mismo tiempo presionamos para elevar el estándar de trabajo independiente para los conductores en California, incluso con ganancias mínimas garantizadas y nuevos beneficios”, añadió.

Por su parte, Lyft no abordó la demanda directamente pero puntualizó que trabajará con líderes estatales y municipales para ayudar a la “economía de innovación” del estado a crear buenos empleos.

Los conductores se han dividido entre los que desean la misma seguridad que los empleados y los que desean mantener la flexibilidad de poder elegir sus horarios.