En una entrevista con Blu Radio, Barrera aseguró que estuvo a cargo del manejo de casi 100.000 dólares (320 millones de pesos en promedio) de ayudas humanitarias entregadas en Colombia y que en ningún momento hubo algún desvío o apropiación irregular de estos recursos, pues toda la relación del dinero la entregó ante la embajada.

La delegada de Juan Guaidó explicó que ese dinero se gastó en la atención primaria de los militares venezolanos y sus familias, y que la alimentación y hospedaje en Colombia fueron patrocinados por la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) hasta el pasado 9 de marzo; de ahí en adelante, esos aspectos se cubrieron con las donaciones.

“Estos nos son recursos públicos, son donaciones de empresarios colombianos y venezolanos para poder suplir los gastos básicos de higiene, ropa y atención de niños. La alimentación y el hospedaje eran pagados por Acnur. A partir del 9 de marzo iniciamos una contingencia diferente porque Acnur no tenía más recursos y no podían recibir más personas“.

Además, Barrera afirmó que no recibe ningún tipo de salario fijo por parte del gobierno de Guaidó y que vive de sus trabajos personales como arquitecta. Del presidente interino solamente recibe gastos para hospedaje y alimentación, dijo a la emisora.

“Toda mi vida he trabajado, soy arquitecta y ahorita estoy desarrollando una obra. Desde hace muchos años me salía un trabajo como diseñar una casa, un edificio o una oficina; lo hacía allá, de la misma manera que aquí. A partir del convenio con Colombia baja el trabajo y he podido empezar la obra que estoy haciendo ahora. De esa manera me mantengo”.

“Trabajar desde las 6:00 a.m. hasta las 11:00 p.m. no es una vida de lujos, que nos quedemos en el hotel es una recomendación de seguridad porque desde antes del paso de la ayuda se empezaron a recibir amenazas, que no han parado”, añadió.

Por el contrario, advirtió al medio que debe casi 44.000 dólares (140 millones de pesos en promedio) en gastos de hospedajes para varios militares.

Barrera y otro de los delegados de Guaidó, encargado del manejo de esos recursos, fueron retirados de su cargo y enfrentan una investigación ante las autoridades colombianas y venezolanas, como lo informó El Nacional.