A pesar del paso de esa fecha, Portafolio destaca que muchos de los 3,5 millones de ciudadanos que estaban obligados a declarar no lo hicieron. El diario económico señala que las consecuencias pueden ir desde el pago de multas por extemporaneidad hasta un embargo por parte de la Dian.

Citando a la herramienta Tributi, que ayuda a las personas a hacer su declaración, el medio apunta que el infractor podría encarar una sanción que puede ir del 5 al 10 % del impuesto.

Esta se puede cobrar por cada fracción de mes que el ciudadano esté retrasado. Así pues —apunta el rotativo— si usted presenta la declaración un día después de la fecha límite, tendrá que pagar la sanción.

Habrá intereses si se olvidó de su renta

Si usted fue de los que no se acordó del trámite, tiene que saber que habrá intereses de mora entre la fecha establecida para pagar y cuando lo haga.

Dichos intereses, agrega Portafolio, se liquidarán dos puntos por debajo de la tasa de usura fijada por la Superintendencia Financiera. Esto, por cada día de demora en pagar el impuesto.

¿Qué pasa si definitivamente no declara?

En caso de que usted deje pasar esta obligación, la multa podría llegar a ser el 20 % de sus ingresos brutos o el valor de las consignaciones bancarias de la declaración que no presentó.

Por otro lado, la sanción podría ser del 20 % de los ingresos brutos reportados en la última declaración de renta presentada.

Tenga en cuenta que la sanción económica mínima para los que presenten la declaración de manera extemporánea será de 356.000 pesos.