Los casos más recientes y llamativos son los de Coomeva, Medimás y Cruz Blanca, que atraviesan por problemas financieros e incumplimientos con sus pagos a acreedores e, incluso, a empleados, lo que puede causar afectaciones en la atención de sus usuarios, reseñó CM&.

Aunque no mencionó las 19, el medio enumeró 17 EPS que pasan por este tipo de problemas y que, en estos momentos, tienen a la Superintendencia detrás como método de prevención de mala prestación del servicio.

  1. Coomeva.
  2. Medimás.
  3. Cruz Blanca.
  4. Confasucre.
  5. Confamiliar.
  6. Confacundi.
  7. Capital Salud.
  8. Capresoca.
  9. Convida
  10. Ecopsos.
  11. Savia Salud.
  12. S.O.S.
  13. Ambuq.
  14. Comparta.
  15. Asmet Salud.
  16. Emdisalud.
  17. Asociación de Cabildos Indígenas.

Como ejemplo de la grave situación por la que pasan estas empresas, en la primera semana de septiembre, la Superintendencia ordenó la toma de posesión de bienes y negocios de la EPS Cruz Blanca, removió de su cargo a la gerente Ana Leonor Arroyave y designó como Agente Especial a Felipe Negret, con el fin de “salvaguardar la prestación de los servicios de salud”.

La acción que emitió la autoridad se debe a presuntas irregularidades en el manejo económico que las directivas de la EPS tuvieron en los últimos años y, por ello, con la intervención, busca determinar si Cruz Blanca es capaz de garantizar las condiciones para atender a los 336.000 de pacientes afiliados en Antioquia, Valle, Cundinamarca y Bogotá.

“El fortalecimiento de los servicios de salud en Colombia, esa expectativa de los ciudadanos, pasa por una depuración de las EPS que no son capaces de cumplir”, dijo al noticiero el ministro de Salud Juan Pablo Uribe.