El presidente del país asiático, Xi Jinping, bautizó su iniciativa en homenaje al pasado glorioso y predominante en el mercado mundial de esa tela china (seda) durante muchos años, por ello, lo denomina ‘el proyecto del siglo’ en grandes inversiones en infraestructura y tecnología, señaló Semana.

El medio aclaró que Jianping asegura que el país que participe en su ‘Ruta de la Seda’ tendrá la oportunidad de recibir millonarias inyecciones económicas y créditos chinos para la construcción de líneas de trenes, aeropuertos, represas, hidroeléctricas, puertos, puentes y demás proyectos de última generación (5G), a través del propio banco de su idea (Banco Asiático de Inversión en Infraestructura).

Por ejemplo, en 2018, esta unión comercial de China con Asia, Europa y África sumó la astronómica cifra de 2 billones de dólares en inversión para este tipo de proyectos, según el Banco Mundial, citado por la revista.

Sin embargo, no faltan los reparos al gigante asiático, pues Estados Unidos (uno de sus principales competidores comerciales) cataloga este plan como “un regalo envenenado”, dice el medio.

Esta podría ser la razón para que Colombia, quizá el único país de la región que no se ha interesado en hacer parte del proyecto asiático, mantenga su retroceso en infraestructura a diferencia de Uruguay, Cuba, Perú, Chile, Bolivia Venezuela, Ecuador y Costa Rica que ya han aprovechado esta oportunidad. Brasil y Argentina están planeando ingresar a esa lista, puntualizó Semana.

“La relaciones comerciales entre Colombia y China están caracterizadas por la cautela… Colombia debería defender su autonomía y, por ende, mantener relaciones diversas con sus socios”, dijo a la revista la viceministra de Comercio colombiana, Olga Lucía Lozano.

Para Semana, esta iniciativa china es un hito en Latinoamérica y, después de los casos de corrupción de Odebrecht en la región, estas inversiones pueden promover la riqueza y mejorar la infraestructura en el continente o, de lo contrario, podrían estancar el avance en megaproyectos y dejarlos a medias o con deudas multimillonarias.