El dirigente gremial dijo en Caracol Radio que las pérdidas por culpa del cierre de casinos para evitar la propagación de la COVID-19 superan el billón de pesos, por lo que reiteró el llamado de alerta al Gobierno para que les permita abrir sus puertas bajo “estrictos protocolos de bioseguridad”.

Montero resaltó en el medio que en este sector se han perdido cerca de 60.000 empleos porque, a pesar de que la mayoría de estos negocios están clasificados como pequeñas y medianas empresas, no han recibido ninguna ayuda por parte del Ejecutivo.

El empresario de los juegos de suerte y azar manifestó en W Radio que el riesgo de contagio de la COVID-19 en estos establecimientos es mínimo, ya que en una época normal de funcionamiento no se alcanza a tener el 50 % del aforo.

“Uno va a un casino y encuentra que está a la mitad, o menos de la mitad ocupado. Es muy mínimo el porcentaje de aforo. Nosotros no tenemos una actividad de alta interacción social, ya que la persona que llega al casino solo llega a sentarse en su máquina y ahí se la pasa. No tenemos que tener cercanía ni estar compartiendo tragos, ni se baila”, enfatizó Montero en la emisora.

Destacó además en el informativo que este sector le aportó cerca de 563.000 millones de pesos, entre el sector salud y el Impuesto al Valor Agregado al país, por lo que no solo es importante la reapertura para estos negocios, sino para toda la economía colombiana.