De acuerdo con lo establecido en la Resolución 152 de la Comisión de Regulación de Energía y Gas (CREG), el costo del kilovatio hora no podrá aumentar en las facturas de energía eléctrica en lo que resta del año, todo esto para darles tranquilidad a los bolsillos de los colombianos en medio de la emergencia que enfrenta el país por el COVID-19.

“Esto no significa que no se puedan presentar aumentos en las facturas de energía asociados al consumo o a otros cobros. Por eso hago un llamado a hacer un uso eficiente de la energía durante la emergencia decretada”, dijo Diego Mesa, ministro de Minas y Energía.

La norma también les dio dos meses adicionales para que los usuarios residenciales de los estratos del 1 al 4 puedan empezar a realizar el primer pago de cada factura de luz y gas que hayan diferido a cuotas en medio de la emergencia, es decir, hasta este mes (agosto) se cancelará la cuota correspondiente a abril.

Las familias colombianas están el centro de nuestra política de atención de la emergencia del COVID-19 y por eso, desde el primer momento, hemos generado diferentes alivios para que sigan contando con los servicios públicos de energía y gas, esenciales en nuestra vida diaria”, agregó el ministro Mesa.

Según la cartera de Minas y Energía, actualmente más de 12 millones de familias, que representan un 85 % de la totalidad de los usuarios de luz en el país, reciben subsidios para el servicio. “En el estrato 1 este beneficio cubre un 60 % del consumo de subsistencia, un 50 % para el estrato 2 y un 15 % del consumo de subsistencia para estrato 3”.