De acuerdo con expertos citados por El Tiempo, este negocio ilegal mueve cerca de 5 billones de pesos en Colombia; sin embargo, estaría cogiendo más fuerza por estos días ya que estas personas, que cobran intereses desmedidos por sus préstamos, se estarían aprovechando de la necesidad de los ciudadanos en medio de la crisis para llenar sus bolsillos.

“El gota a gota ya estaba en Bogotá desde hace largo rato, en plazas de mercado, en pequeñas tiendas y negocios; creo que con esta situación se ha incrementado, son préstamos que se dan con violencia cuando no se paga”, mencionó al diario el secretario de Seguridad de Bogotá, Hugo Acero.

Según Andrés Nieto, experto en seguridad de Universidad Central citado por el rotativo, el desalentador panorama económico por cuenta de la pandemia ha llevado a que cada vez más personas accedan a estos préstamos para pagar arriendos o cubrir sus necesidades básicas.

“Muchas personas nos vemos con la necesidad de endeudarnos con personas que prestan dinero, los mal llamados, ‘gota a gota’. Mi familiar ahora no sabe cómo cumplir con las cuotas en plena crisis”, manifestó a Blu Radio un colombiano endeudado con los ‘gota a gota’.

La situación más grave la viven los que ya deben y no tienen para pagar intereses, ya que pese a la cuarentena, los cobradores se están disfrazando de domiciliarios o se afilian a plataformas digitales para hacer los cobros, lo que encendió las alarmas de las autoridades, informó la emisora.

“La cosa está complicada, pues la gente no tiene para pagarles, y andan los manes desesperados amenazando, agrediendo y sicariando. El lío es que nadie quiere decir nada”, manifestó un líder comunitario a El Tiempo.