Además, desde el año 1994, esa compañía mantiene la concesión de la vía que conecta a Bogotá con Villavicencio, que ya completó tres semanas de cierre indefinido, y de la que obtiene los recursos de los peajes, reseñó Razón Pública.

En ese año, el Instituto Nacional de Vías (Invias) firmó el contrato para la ejecución de la obra por un costo de 79.000 millones de pesos.

Después de varias complicaciones con la construcción, el concesionario obtuvo algunas prórrogas. En 2008, el Gobierno le otorgó una por casi 23.000 millones de pesos para la estabilización de puntos críticos y atención de emergencias, mencionó el medio.

En 2010, nuevamente se agregó otro contrato para la construcción de la doble calzada por 1,8 billones de pesos y un plazo de ejecución de ocho años. Finalizando ese año se suscribió un otrosí (adición de condiciones en el contrato) para el proyecto y, en 2013, otro más, agregó Razón Pública.

El portal añadió que, en 2015, el Gobierno contrató a Coviandina, también de propiedad de Luis Carlos Sarmiento, para la terminación del tercer tramo del corredor por una inversión de 5 billones de pesos durante los próximos 39 años. La empresa es la encargada de la estructuración del proyecto.

A pesar de todas estas grandes inversiones, a lo largo de la existencia de la vía al Llano se han presentado numerosos cierres por repetidos problemas de drenaje que ocasionan derrumbes en puntos críticos y que, hasta el momento, no se han solucionado.

Según el programa radial ‘La Luciérnaga’, el gobierno anterior le quitó la responsabilidad a Coviandes de tener que asumir los costos que causaran las afectaciones por posibles daños en el corredor porque no se marcaron específicamente las inestabilidades del terreno.

A lo largo de la construcción de la vía ocurrieron varios inconvenientes que produjeron su cierre. Uno de los más recordados fue el colapso del puente Chirajara en el que murieron varios empleados de la obra.

Ante todos los problemas en el Meta, el Presidente, Iván Duque, decidió congelar el precio de la gasolina en el departamento, que actualmente es el más caro del país, con 9.750 pesos por galón, mientras se reanuda el paso y calificó la medida como importante y necesaria para aliviar las afectaciones.