“Con esto se recaudarían cerca de $ 1,8 billones, sin tener que tocar el bolsillo de la clase media”, dijo la congresista en su cuenta de Twitter.

Y añadió: “Desde el partido Alianza Verde nos opondremos de manera tajantemente frente a la propuesta del Gobierno Nacional, que pretende que las personas naturales con ingresos superiores a 2,5 millones de pesos empiecen a pagar el impuesto de renta”.

Para la legisladora, eso representa un desconocimiento del Gobierno frente a la realidad de millones de colombianos, al tiempo que cita cifras del Dane, que dicen que el 41 % de los padres cabeza de hogar se sienten pobres, y el 56 % piensa que su situación ha empeorado.

Y fue en ese momento que lanzó la iniciativa: “Nosotros proponemos que las iglesias empiecen a pagar este impuesto de renta (en la próxima Reforma Tributaria) que hoy no pagan y eso nos implicaría un recaudo anual de 1,8 billones de pesos sin necesidad de tocar a la clase media”.

Este es el trino con el video del anuncio:

Varios internautas estuvieron en desacuerdo con la congresista y defendieron a las iglesias diciendo que es como si un amigo le regalara plata a otro y el segundo tuviera que pagar impuestos sobre el regalo.

“Quieren aprobar el aborto sin ningún tipo de causal. Quieren aprobar el uso de marihuana y cocaína sin ninguna restricción. Ahora pretenden gravar a las iglesias, que han sido soporte espiritual para las personas en los momentos más difíciles de la humanidad”, argumenta el tuitero @PhilipCondia.

En contraste, el usuario César Salamanca dice: “No es gravar las ofrendas, es quitarle los beneficios a este negocio (…) las iglesias cristianas reciben mucho dinero y tienen excepciones para pagar impuestos”.

Una idea similar es la de @AlvaroLualva4, que felicita a la congresista por atreverse a “tocar a las iglesias” y evocó la famosa frase de Antanas Mockus: “Todos ponemos”.