Según el informe entregado por Avianca, las pérdidas netas son de 283,6 millones de dólares, además de una disminución de ingresos del 82,8 %.

Se espera que con los resultados del cuarto y último trimestre, el panorama financiero de Avianca alcance un equilibrio.

Avianca en el 2020

Como consecuencia de la pandemia del COVID-19, el sector aéreo se vio restringido casi en su totalidad por más de cuatro meses.

Durante el tercer trimestre del año, con las medidas de reactivación de la economía, la empresa transportó un promedio de 187.000 pasajeros, es decir, un 97,6 % menos que lo registrado en el mismo periodo del año pasado.

Y es que, para septiembre, Avianca solo pudo poner a funcionar el 2,1 % de toda su capacidad operativa, revelando una serie de cifras que hablan por sí solas.

Actualmente es posible viajar en Avianca, siempre que se cumpla con los protocolos de bioseguridad exigidos por el Gobierno Nacional y las autoridades sanitarias.

“Las cifras, al igual que las de la industria en general, son el resultado de un mundo en pandemia, que ha significado meses de operación sumamente restringida y a la vez una menor demanda. Seguimos volando y sirviendo a nuestros clientes, mientras continuamos nuestra reestructuración dentro del Capítulo 11 para emerger como una aerolínea más fuerte y eficiente,” aseguró Adrian Neuhauser, director de finanzas de Avianca Holdings.

Recientemente, la aerolínea confirmó que no usará el millonario préstamo que pidió al Gobierno en Colombia  puesto que habría encontrado otros agentes para solventar la crisis.