Especialmente, ropa, zapatos, celulares, joyas y medicamentos son los que más se comercializan de forma irregular por medio de la redes, destacó El Tiempo.

La modalidad consiste en que algunas personas ofrecen los productos que no pagan impuestos, son fabricados de forma falsificada y vendidos a precios inferiores a los cotidianos en el mercado, añadió el medio.

Los comerciantes, quienes “ponen le cara en las redes sociales”, son los encargados de moverlos, y los importadores no tienen mucho contacto en redes para pasar desapercibidos y se encargan de traer la mercancía, bajo irregularidades, al país, explicó el medio, citando a la Policía Fiscal y Aduanera (Polfa).

Además, existe una empresa fachada que los anteriores actores de esta modalidad usan para poner a su nombre los sitios web de venta y los lugares de almacenamiento, concluyó El Tiempo.

El diario aseguró que las autoridades tienen en su poder horas de llamadas interceptadas y grandes cantidades de dinero incautado como pruebas para adelantar procesos contra este tipo de ilegalidad que “se tomó las redes sociales”.

Como otra acciones para catacar el contrabando, el pasado jueves, la Dian incautó un poco más de 1.000 millones de pesos en mercancía que se almacenaba en 80 bodegas que importaban diferentes artículos sin los respectivos documentos.