La multinacional ha empleado 29.000 millones de pesos en los últimos diez años en programas medioambientales como “plantas de tratamiento de agua, tecnologías eficientes, mejoras y mantenimiento de sus plantas y centros de distribución y optimización de su flota de transporte”, indicó Alpina en un comunicado enviado a medios.

Asimismo, se redujo en un 9.5 % el consumo de energía de toda la empresa, que es equivalente a lo que el municipio de Sopó consume durante 14 meses, y se aprovecha el 92 % de los residuos de la operación en procesos y empaques para fomentar la economía circular, informó la empresa.

Con respecto a la reconstrucción del tejido social, la organización aseguró haber logrado que 2.965 pequeñas fincas cumplieran con los requisitos para ser proveedores de leche, y afirmó que todas las frutas necesarias para algunos de sus productos las obtiene de 246 medianos agricultores de Antioquia, Cauca, Cundinamarca, Caldas y Risaralda, entre los que hay madres cabeza de familia.

La empresa se declara sostenible en todas sus áreas, incluyendo su proyecto de voluntariado, que impactó a más de 1.000 personas en el último año. Las intervenciones son realizadas en Sopó y Bogotá (Cundinamarca), Puerto Carreño (Vichada) y Pradera (Valle del Cauca).

De acuerdo con el comunicado, Alpina ejecuta labores pensadas para lograr “13 de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas” a través de pilares como la inclusión social, la innovación y el progreso en el campo.

“La sostenibilidad ha estado inmersa en nuestro ADN y ha sido un pilar fundamental en todas nuestras acciones y decisiones. Nuestro Informe de Sostenibilidad 2019 es una muestra de las acciones y resultados obtenidos en el último año, en donde el compromiso de nuestros Alpinistas fue fundamental”, afirmó Ernesto Fajardo, presidente de Alpina.