Aunque la medida que adoptó la justicia fue cautelar y la investigación del caso continúa, tras un fallo de un juez de segunda instancia, el alcalde retomó su función en la ciudad y, además, le solicitó al departamento de Capital Humano de la Alcaldía que le consignen el sueldo de los cuatro meses que pasó en detención domiciliaria (del 21 de marzo al 21 de julio), informó W Radio.

Según Función Pública, el salario de un alcalde ronda entre los 13 y 15 millones de pesos, es decir, Martínez exigió una remuneración cercana a los 60 millones de pesos a pesar de no ejercer sus funciones durante ese periodo.

La emisora añadió que el alcalde argumentó su petición porque, para él, la primera decisión por la que pagó esa medida cautelar “fue injusta y el juez habría prevaricado” (fallo arbitrario).

Sin embargo, el funcionario no demostró su afirmación y, hasta el momento, no existen pruebas de ello, destacó el medio.

El Espectador reseñó que la Fiscalía le imputó a Martínez los delitos de peculado por apropiación a favor de terceros y contrato sin cumplimiento de requisitos legales dentro de una investigación por posibles irregularidades en la contratación para la construcción de centros de salud en Santa Marta.

En el siguiente tuit del periodista Julio Sanchez Cristo podrá ver la carta que el funcionario radicó ante la Alcaldía en la que exige el pago de su salario.