Recién terminado el partido, que concluyó con una goleada histórica por 4 a 0 a favor de los ingleses, uno de los niños que estaba oficiando como recogebolas evadió los controles de seguridad del campo de juego, ingresó a este y pegó una carrera directa hasta encontrarse de frente con el capitán del Barcelona.

Mientras Messi caminaba devastado rumbo a los camerinos del estadio Anfield, el niño pasó por el frente del argentino y le gritó eufórico por la clasificación a la final de la Champions que consiguieron los rojos.

Messi estaba tan distraído por el fracaso de su equipo que se mantuvo cabizbajo ante la burla del menor y no le reprochó nada. Este es el video de la carrera en la cancha que protagonizó el recogebolas: