Earling Braut Haaland fue el que terminó una jugada rápida de su equipo, en el regreso de la Bundeslaliga, y conviritó el primer gol en la era del COVID-19, que obligó la suspensión del fútbol en varios países del mundo, incluyendo a Colombia.

La anotación apenas la pudieron ver de cerca los directores técnicos y jugadores suplentes, pues la emergencia sanitaria obligó a que el juego del  Borussia Dortmund contra Schalke 04 se lleve a cabo a puertas cerradas. Con esa condición, también jugarán los otros equipos del fútbol alemán.

Además de la falta de cánticos y gritos por parte de la afición, la celebración por el gol tampoco tuvo contacto entre los jugadores, que bailaron y festejaron de lejos.

Esta es la nueva reinvención del fútbol que otras ligas como la de España empezarán a adoptar para retomar las temporadas que se vieron interrumpidas por el virus.