Nairo Quintana fue uno de los tantos corredores que se cayó en la caótica primera etapa del Tour de Francia, que se convirtió en peligrosa para el pelotón por cuenta de la lluvia que cayó sobre el recorrido en Niza.

El líder del equipo Arkea perdió el equilibrio de su bicicleta cuando transitaba por una curva del descenso del primer puerto de montaña del día, pero rápidamente se reincorporó y continuó en el grupo mayoritario, sin perder tiempo ni distancia respecto a sus rivales.

Tal cual como se preveía, Quintana confirmó que su caída no fue grave pensando en lo que viene. “Pequeña caída, un resbalón. Por fortuna no era con mucha velocidad. El equipo ha estado adelante, defendiéndonos del peligro. Seguimos bien y esperamos que mañana sea un gran día”, declaró desde Francia el boyacense.

Nairo quedó cortado del grupo que definió la victoria de etapa por la caída que se presentó a falta de tres kilómetros para la meta, pero como fue tan cerca del final, a todos los corredores que estaban en el pelotón les dieron el mismo tiempo que el ganador, el noruego Alexander Kristoff.

Este domingo será el primer día de montaña de la carrera, con dos puertos de primera categoría en la parte inicial de la etapa y un final con un repecho a 9 kilómetros de la meta en el que se podrían generar algunos ataques. Estas fueron las declaraciones del colombiano sobre su incidente este sábado: