Después del 3-0 logrado en la ida, el ‘vinotinto y oro’ se conformó con un 0-0 en Palmaseca para avanzar a la fase de grupos. Cali fue incapaz de hacerle daño a su rival y se conformó con no agravar la goleada sufrida como visitante.

El equipo tolimense rompió el maleficio que le había impedido superar la primera ronda en las últimas dos ediciones de la Sudamericana y tendrá la oportunidad de probarse finalmente en la fase de grupos del segundo torneo de clubes más importante del continente, que se disputará entre finales de abril y mayo.

Aunque el peso del partido estaba sobre los hombros del Cali, la visita salió del camerino con más apetito: Torres propuso una presión intensa sobre una nerviosa zaga azucarera que parecía tener fresco el recuerdo de los tres goles sufridos en tierra tolimense y perdió varios balones en la salida en los primeros minutos de juego.

Los dirigidos por el uruguayo Alfredo Arias eventualmente superaron el acoso tolimense y se adueñaron del balón. Pero la posesión fue estéril y se fueron al descanso con un solo disparo a puerta: un tiro libre que el portero Álvaro Montero controlo sin problemas.

En cambio, el Tolima metió zozobra en el arco del uruguayo Guillermo De Amores con su principal arma ofensiva: el zurdo Jaminton Campaz, quien probó los reflejos del portero en tres ocasiones.

El complemento transcurrió en la misma tónica de la primera parte, con un Cali dueño del balón pero sin herramientas para hacerle daño al oponente. Tolima, por su parte, disputó el juego con la cabeza puesto en la siguiente rueda del torneo.

Este jueves, Equidad y Deportivo Pasto definirán el otro colombiano que jugará la siguiente ronda del torneo. Los del sur del país ganaron en la ida por 2-1.

Estas fueron algunas de las principales jugadas del partido: