“Mi campo va más rápido que yo. Pero es agradable tener un compañero de rehabilitación fiel, el mejor amigo del hombre”, escribió Woods, de 45 años.

Ganador de 15 torneos de Grand Slam, la carrera de Tiger en el circuito PGA está en duda desde que la mañana del 23 de febrero se estrelló con su camioneta en una sinuosa carretera de las afueras de Los Ángeles (California).

El golfista tuvo que ser operado de emergencia por graves lesiones en su pierna derecha y desde entonces se había limitado a emitir varios comunicados médicos y mensajes escritos a través de su cuenta de Twitter.

Woods no ha dado a conocer ninguna información sobre su periodo previsto de recuperación ni sobre el impacto de las lesiones en su carrera.

La investigación policial del accidente determinó que Tiger Woods conducía casi al doble del límite de velocidad cuando su todoterreno se descontroló, dio varias vueltas de campana y chocó contra un árbol.

Después del accidente de tránsito, Woods estuvo hospitalizado durante semanas antes de regresar a su casa en Florida el mes pasado.

El accidente es el tercer incidente de tránsito en el que participa Woods después de haber chocado anteriormente en Florida mientras tenía problemas maritales que le costaron el divorcio.

Luego fue detenido tras haberse quedado dormido en una carretera cercana a su domicilio y encontrarse bajo los efectos del alcohol y la medicación que tomaba para controlar el dolor de espalda, de la que había sido operado anteriormente.

Esta es la foto publicada por al famoso golfista:

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Tiger Woods (@tigerwoods)