La puja fue organizada en Serbia para ayudar a un niño enfermo. El pasado sábado, en el último minuto del tiempo añadido, con empate a dos goles en el marcador, el árbitro no concedió gol en un remate de Cristiano Ronaldo que claramente traspasó la línea antes de que la pelota fuera despejada por un defensa.

Molesto con la decisión del árbitro, Ronaldo protestó airadamente, lo que le valió una tarjeta amarilla, y al retirarse del terreno de juego tiró al suelo el brazalete de capitán de la selección lusa.

Un bombero presente en el estadio, Djordje Vukicevic, recuperó el brazalete, subastado este viernes en el sitio limundo.com.

Después de consultar con otros colegas, Vukicevic contactó con una cadena deportiva regional de televisión con la idea de subastar el brazalete.

Finalmente se subastó para ayudar a un bebe de seis meses, Gavrilo Djurdjevic, que sufre amiotrofia espinal, una enfermedad muy poco frecuente, que afecta a un recién nacido de cada 10.000.

Sin tratamiento, los músculos se debilitan en una evolución progresiva hacia una parálisis o muerte, normalmente antes de cumplir 2 años.

El costo del tratamiento se estima en unos 2 millones de euros (2,36 millones de dólares).

En Serbia, donde el salario medio mensual es inferior a 500 euros (590 dólares), las campañas para recolectar fondos destinados a financiar costosos tratamientos médicos en el extranjero se han multiplicado en los últimos años.