Un paisa en todo el sentido de la palabra, ‘Rigo‘ acapara la atención cuando compite y también cuando se manifiesta en entrevistas o en las redes sociales.

Recientemente, Urán fue noticia en Colombia gracias a un reñido duelo con un campesino que lo alcanzó en carretera, mientras estaba practicando con su bicicleta de velocidad. A 45 kilómetros por hora se mantuvo la ‘contra reloj’ que acabó con un caluroso saludo que subió en un video a sus redes sociales.

Pero el tema no quedó ahí, y Rigo decidió regalarle bicicleta y uniforme a Don Iván, quien se desempeña como un floricultor y trabaja en La Ceja, Antioquia.

Luego de recibir el especial regalo, los dos protagonistas de esta historia se retaron en un mano a mano en una carrera virtual, donde registraron el mismo tiempo e hicieron un gasto de vatios similar.

Este carisma es característico de Rigoberto, y no solamente lo expresa en terrenos de entrenamiento sino también en espacios competitivos. Durante el Tour Colombia 2.0 el deportista se ganó al pueblo de Tunja al expresar “¡Que viva Boyacá pues, maricas!”, al finalizar la primera etapa de la carrera.

Con su familia no es menos gracioso, sobre todo con su suegra a quien le ha bailado durante la cuarentena de una graciosa forma para afrontar la pandemia del COVID-19 con algo de humor.

Incluso, en sus redes sociales ha posado como un adivino bautizado como “Rigurú”, quien predijo que el 2020 sería un año cargado de energía donde la luz iba a ser muy importante.

Sin embargo, ni el año está saliendo como esperaba y tampoco el video en el que veía el futuro, debido a que finalizó con un ‘madrazo’ por un evento desafortunado.