A Pablo Armero le rescindieron el contrato la semana pasada porque los directivos se dieron cuenta de que estaba en una discoteca el fin de semana anterior a la drástica decisión. ‘Miñia’ estaba junto al también colombiano Andrés ‘Manga’ Escobar, pero al volante solo lo multaron.

El lateral, recordado por su paso por la Selección Colombia, no quedó mucho tiempo desempleado. El Guaraní de la segunda división lo acogió y Armero se mostró bastante contento en sus redes sociales después de su presentación.

“Gracias mi Dios, gracias familia. Vamos pa’lante en este nuevo camino. Siempre pa’lante, nunca impa’lante”, escribió Armero en su perfil de Instagram.

Después de ser echado, Armero habló en el diario brasileño Globo. “Me gustaría disculparme con la hinchada y con todos de Alagoano. Desgraciadamente, las cosas no salieron de la forma en que esperaba, pero dejo mi agradecimiento a todos los del club que creyeron en mí”, señaló inicialmente

Luego dijo que no hizo nada en contra de la institución: “Quiero dejar claro que en ningún momento irrespeté al club ni a su afición; di lo mejor para defender la camiseta (…) Somos seres humanos y por desgracia no tuve una segunda oportunidad para demostrar mi valor”, concluyó.