En diálogo con el diario AS, Nairo Quintana destacó lo bien que se siente con su nuevo equipo, al que llegó este año luego de ocho años en el Movistar. Al hablar muy bien de su presente, el colombiano hizo cierta diferenciación con la tensa situación que vivió en sus últimos años con el conjunto español.

“En el Arkea me siento de nuevo confiado y motivado, con todos los compañeros en apoyo de un objetivo. Estoy mejor así. Las discusiones no van conmigo, terminé un poco cansado de notar la división con varios líderes y las mismas metas”, señaló el boyacense.

En este Tour de Francia, Quintana es el líder absoluto del Arkea y él está confiado en que sus compañeros, sobretodo Winner Anacona, su hermano Dayer y Warren Barguil le responderán en las etapas más difíciles.

Pensando en la disputa por el título, Nairo reconoció que perderá tiempo en la contrarreloj de la penúltima etapa y por eso hizo cálculos de la ventaja que debe buscar en su terreno. “Debo correr con inteligencia y con ambición en la montaña para administrar una ventaja que ronde el minuto y medio de cara a la crono de La Planche des Belles Filles”, concluyó.

El colombiano ya es undécimo en la clasificación general del Tour luego de la tercera etapa. Este martes se llevará a cabo la primera fracción con final en alto, un puerto de montaña de primera categoría de 8 kilómetros de extensión, la primera prueba de fuego para los favoritos.