El encargado de dar la noticia fue Daniel Quintero Calle, alcalde de Medellín y quien mediante su cuenta de Twitter dijo que 30 barristas del DIM tendrán el privilegio de estar en las tribunas del estadio Atanasio Girardot.

Sin embargo, la condición para que los afortunados que recibieron la prioridad es que ingresen con instrumentos musicales para animar al ‘poderoso de la montaña’ con “protocolos de bioseguridad”.

Lo singular es que el Gobierno Nacional tiene prohibida la presencia de hinchas en el fútbol profesional colombiano, motivo por el que los ministerios de Salud y Deporte se tendrían que manifestar al respecto y así avalar la medida del mandatario medellinense, ya que esto implica que haya más personal de logística, Policía y demás.

Incluso, desde el inicio de la pandemia ningún encuentro futbolístico del país ha tenido espectadores, ni siquiera los de la Selección Colombia, lo que se podría interpretar como un choque de trenes.

Es decir que así Quintero mande en la capital paisa, la Copa Colombia pertenece a la Dimayor y su organización se rige bajo el protocolo firmado por el Gobierno Nacional, en el que no se contempla la participación de personas ajenas al juego.

El compromiso entre Independiente Medellín y Deportes Tolima se llevará a cabo el jueves 11 de febrero a las 8:00 p.m. y el ganador se quedará con el título, pues esta definición es a partido único.

El equipo que se logre coronar campeón tendrá como premio un cupo para la Copa Sudamericana de 2022.

Autorizan público en final de Copa Colombia

A continuación, el mensaje emitido por el alcalde de la capital antioqueña: