El pelotón de la Vuelta a España, con los favoritos al título, decidió afrontar la etapa de este miércoles con bastante tranquilidad: dejó que los corredores de la fuga disputaran entre ellos el triunfo en la meta, que fue para el español Ángel Madrazo, y guardaron todas sus energías para el difícil ascenso al Observatorio Astronómico de Javalambre, que definió la quinta fracción en los últimos 11 kilómetros.

El hasta hoy líder, el irlandés Nicolas Roche, fue el primero en quedarse cortado del grupo mayoritario cuando el pelotón empezaba el ascenso a los últimos 5 kilómetros de la etapa, los más difíciles. Los colombianos Esteban Chaves y Rigoberto Urán fueron los siguientes en ceder ante el ritmo que impuso el español Alejandro Valverde.

Nairo Quintana tampoco tuvo un buen día. El líder del equipo Movistar perdió la rueda de sus rivales a falta de 4.5 kilómetros para la meta. Al ver que su paisano no estaba bien, Miguel Ángel López no lo pensó dos veces: atacó en solitario con la obsesión firme de vestirse de rojo tras la etapa 5.

El ataque de ‘Supermán’ López fue tan letal que ninguno de los candidatos al título lo pudo perseguir. El colombiano terminó la etapa en el cuarto lugar y recuperó el liderato de la carrera, que había conseguido en la primera etapa, gracias a los 54 segundos que le sacó a Nairo Quintana.

Nairo fue superado en la meta por López, su compañero Alejandro Valverde y el esloveno Primoz Roglic, y terminó la jornada junto a Esteban Chaves.

Así las cosas, Nairo Quintana pasó del segundo al tercer lugar de la clasificación general, a 23 segundos de López. En el ‘top 10’ de la clasificación de la Vuelta a España hay cuatro colombianos: Rigoberto Urán ya es sexto y Esteban Chaves ascendió al séptimo lugar.