“En el posoperatorio, Diego tuvo episodios de confusión. Junto con los médicos de terapia lo asociamos a un cuadro de abstinencia y se le hará tratamiento. Esto va a durar unos cuantos días”, declaró el cirujano ante los medios.

Luque también dijo que Diego Maradona, de 60 años de edad, “está de acuerdo” con el diagnóstico de los terapistas. Sin embargo, el doctor no precisó el origen de la abstinencia.

“Diego está muy bien. La tomografía ha salido bien. Estuvimos incluso bailando”, añadió Luque, que más temprano había señalado que el popular ‘Pelusa’ quería “irse” cuanto antes del sanatorio de Olivos, al norte de Buenos Aires, donde fue intervenido y quedó internado.

Desde que se declaró la pandemia, el exjugador y técnico de Gimnasia y Esgrima de La Plata se mantuvo confinado en su casa por ser paciente de riesgo, con antecedentes de adicciones y dolencias cardíacas.

Además, antes de la operación estuvo aislado porque uno de sus custodios tuvo sospecha de coronavirus.